Fake news, Fake check, Click power

Fake news, Fake check, Click power

Fake news

La crisis del Coronavirus está haciendo saltar todas las alarmas, también la de la información. Una muestra clara de cómo la desinformación encuentra en el miedo, en la duda, su mayor aliado. La Comisión Europea recomienda seguir la información de fuentes oficiales, de las autoridades sanitarias.

Se está haciendo un esfuerzo descomunal en este sentido, colaborando directamente con las principales plataformas online para que den prioridad a fuentes oficiales.

Fake check

La desinformación es un grave problema que sin duda encuentra su mayor aliado en la rapidez con que las redes sociales son capaces de difundir una notica, ya sea esta verdadera o falsa. En pocas horas miles, millones de personas de cualquier punto del planeta pueden estar compartiendo desde sus dispositivos datos falsos.Sin saberlo. Y pueden estar convirtiéndolos en datos creíbles simplemente porque como  “me lo envía…” o “lo he recibido de varios grupos de…” yo “lo reenvío a mi grupo de…”  contagiando la red… como un virus.

La desinformación, las fake news son ya un elemento mas de inestabilidad. Lo estamos viendo durante la crisis del Coronavirus… todos los días se lanzan bulos que al día siguiente o a los pocos días tienen que ser desmentidos por fuentes oficiales. Pero ¿la ciudadanía hace un seguimiento de si cada noticia que recibe en su móvil, Tablet u ordenador es finalmente corroborada, desmentida o corregida?, o ¿la ciudadanía asimila el bulo como verdad y actúa en consecuencia? ¿hasta qué punto nos engañamos? ¿hasta qué punto conocemos la realidad a través de bulos, fake news o desinformación?

Una de las acciones clave de lucha contra la desinformación es el fake check. Su objetivo es que los medios de comunicación, periodistas, etc… comprueben, verifiquen los datos antes de publicarlos. Es decir, establece un sistema de verificación como prevención de la desinformación. Crea un sistema de resliencia ante la desinformación y ante la baja calidad de muchos medios.

Provenance es una plataforma creada por un consorcio de entidades y organizaciones que trabajan desde diciembre de 2018 precisamente en desarrollar herramientas para la verificación de la información. Sus acciones están dirigidas al público general pero también a los creadores de contenidos.

En su sección de noticias se hace referencia a cómo a mediados de marzo, las principales plataformas online emitieron una declaración conjunta en la que afirmaban su compromiso de al tiempo que combatían el fraude y la desinformación.

De hecho, Facebook, la mayor plataforma del mundo que incluye ahora Instagram y WhatsApp, esbozó una serie de acciones para enfrentarse a las fakes sobre el Coronavirus COVID-19. Por ejemplo, prohibir la publicidad que busca sacar provecho de la crisis. Además,

Facebook está eliminando la “información errónea perjudicial conocida” y promoviendo noticias de la OMS y de autoridades sanitarias nacionales. Por su parte, Google, YouTube y Twitter han emprendido acciones similares.

Click Power

Y en definitiva, hay otro elemento clave en este esfuerzo por frenar el contagio que suponen las fake news y la desinformación. Y ese elemento clave se suma a los esfuerzos de la Unión Europea, de plataformas online, etc…

Logo The click powerSe trata de algo muy sencillo porque cada persona puede, al recibir una noticia en su dispositivo personal, detenerse durante unos segundos y pensar ¿está clara la fuente de información? Y si está clara ¿es una fuente veraz?, ¿los datos son exagerados o nadie mas está hablando de ellos? ¿sigue un esquema de petición de reenvío urgente? ¿incluye imágenes retocadas? ¿hay errores en la escritura?

En este proyecto de alfabetización informacional dirigido a estudiantes universitarios en el contexto de la Unión Europea creemos que la acción individual, precisamente esa resiliencia es un elemento clave en la lucha contra las fake news y la desinformación. Además es un elemento muy importante de apoyo al Fake Check que se está proponiendo desde la guía de la Unión Europea contra la desinformación y desde otros ámbitos expertos, plataformas online, etc…

La ciudadanía. Cada persona, se convierte así en receptor y transmisor de noticias. Las redes sociales son capaces de mover multitudes, ideas. Lo hemos visto en estos últimos años con total claridad. ¿Acaso no pueden ser capaces de frenar una noticia falsa? ¿Acaso no pueden dar el click correcto, borrar, detener una noticia falsa en su dispositivo? No compartir si dudas del contenido, si dudas de la fuente… supone un gran freno a la desinformación. Por eso, si dudas, no compartas, activa tu click power

Contra las fake news, activa el click power

Contra las fake news, activa el click power

En abril de 2018 la Unión Europea, en concreto la Dirección General Connect (Redes de comunicación, contenido y tecnologías) publicó los resultados de una consulta pública sobre la circulación de fake-news y de desinformación a través de medios online. la circulación de fake-news y de desinformación a través de medios online. 

La consulta se realizó entre noviembre de 2017 y febrero de 2018. Su objetivo: entender qué mecanismos pueden ser mas efectivos a la hora de evitar o detener este tipo de noticias. En ella participaron 2.784 ciudadanos y 202 periodistas y organismos legales.  En cuanto a países participantes, destacar principalmente, Belgica, Francia, Reino Unido, Italia y España seguidos de Lituania, Eslovaquia y Rumanía 

No es fácil definir y comprender la forma en la que “trabajan” estas informaciones falsas en medios online. Tampoco lo es buscar como mejorar la calidad de la información en este sentido o prevenir y frenar la circulación de fake news  y desinformación en redes sociales y en la web. 

(más…)

Entender la Unión Europea: entender la actualidad política

Entender la Unión Europea: entender la actualidad política

Entender la Unión Europea

El 4 de marzo de 2019, es decir ayer mismo, saltó la noticia a los medios de comunicación y a las redes sociales. Los titulares y el hashtag hablaban por sí solos: #EUClimateLaw. La publicación, por primera vez, de una ley europea del clima. Es mas hablan de la Ley Europea del Clima como si ya fuera precisamente eso: una ley.

A través de #EUClimateLaw la información que recibe quien normalmente siga los medios y las redes es esa: hay una ley del clima.

Huella humana formada por hojas de plantas

Pero ¿es esta la noticia? ¿se podría “atacar” o criticar ya hoy el contenido de la nueva ley? ¿ya está en vigor, puesto que se llama ley? ¿o cuando entra en vigor?

La respuesta a estas preguntas es importante tenerla clara, porque titulares como este pueden hacernos caer en la #desinformación, al no contar todos los datos necesarios para valorar el contenido o el alcance de la noticia. O al no conocer mínimamente cómo trabaja la Unión Europea.

Ya hemos hablado en otros post que la alfabetización informacional es la mejor herramienta contra la desinformación.

Por eso, antes de “tirarnos a la piscina” vamos intentar entender qué está ocurriendo. O mejor aún. Vamos a intentar entender la Unión Europea, y lo haremos empezando por una pregunta.

¿Hay leyes europeas?

Lo primero: un poco de derecho europeo, para los que no somos de derecho…

No existen leyes europeas. La legislación de la Unión Europea o mejor dicho, los actos jurídicos de la UE se dividen en:

  • Instrumentos jurídicos vinculantes, es decir de obligado cumplimiento en los Estados miembros: reglamentos, directivas y decisiones.
  • Instrumentos jurídicos no vinculantes es decir, que no son de obligado cumplimiento en los Estados miembros: resoluciones y dictámenes.
  • Otros instrumentos.

Por tanto, lo que en un Estado miembro se denomina ley, en la Unión Europea no existe. Sin embargo, los reglamentos y las directivas que todos los Estados miembros aprueban finalmente en el Consejo siguiendo los mecanismos de toma de decisión de las instituciones europeas, estos reglamentos y directivas sí se convierten en ley en cada Estado miembro.

¿Cómo? Pues de manera directa o mediante un proceso de transposición es decir de “conversión” en ley aplicable al derecho nacional siguiendo el método establecido por cada Estado en su constitución.

Es decir: cuando los 27 Estados miembros firman una directiva o un reglamento europeo, este (por ejemplo en el caso de España) tras pasar por el Congreso, se publica en el Boletín Oficial del Estado como ley española. Bien directamente o bien introduciendo pequeñas modificaciones para su adaptación al derecho español.

GDPR vs. LOPD

Tomando un ejemplo muy reciente: la ley orgánica 3/2018 de protección de datos personales (BOE nº 294 de 6 de diciembre de 2018) que en su preámbulo explica cómo es una transposición del Reglamento General de Protección de Datos (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016.

Se trata de un reglamento que ha sido finalmente aprobado por el Consejo de la Unión Europea. O lo que es lo mismo: por los jefes de Estado y de Gobierno de todos los países que forman parte de la Unión Europea y que como tal, de acuerdo a lo estipulado en los tratados, formará parte directamente del derecho de cada estado, en forma de ley. Esto lleva a formular otra pregunta:

¿Quién legisla, España o la Unión Europea?

Pues depende. Y para simplificar la respuesta: los tratados (el derecho primario de la UE) son ratificados por todos los Estados miembros. De ellos, del texto aprobado (como si fuera una “constitución” de la UE) dependerá la actuación de los Estados miembros de la Unión Europea. O lo que es lo mismo toda actuación de la Unión Europea y por tanto, de sus Estados miembros.

Los tratados establecen un proceso de toma de decisiones en la UE por el que se proponen y aprueban nuevas iniciativas. Normalmente es la Comisión Europea la que arranca el proceso legislativo con una nueva propuesta (una comunicación) sobre la que el resto de instituciones debe de dar su opinión y proponer mejoras o modificaciones (Parlamento Europeo, Consejo, Comité de las Regiones, Comité Económico y Social).

Finalmente, el Consejo de la Unión Europea (es decir todos los jefes de Estado y de Gobierno de los países que forman la UE), una vez recibida la propuesta de la Comisión con todas las lecturas y comentarios… firme la directiva o reglamento que se convertirá en ley para sus propios estados, para sus propios ciudadanos.

Y ya, a estas alturas del post, adivinamos la siguiente pregunta:

¿Entonces, en qué temas legisla la Unión Europea y en qué temas legisla un Estado miembro?

Me alegro de se haga esta pregunta porque:

Es importante saber en qué temas legisla la Unión Europea, es decir en qué temas o políticas los Estados miembros, incluida España, ha cedido competencias a la Unión Europea. La síntesis de la legislación de la UE recoge los principales actos jurídicos adoptados por la UE en 32 temáticas o “políticas” europeas

Por ejemplo: medio ambiente y cambio climático; empresas; empleo y política social; fraude y corrupción; salud pública; transportes; energía; educación; economía y moneda, y así hasta 32.

Pero volviendo al principio del post, a la noticia sobre la nueva ley europea del clima…

¿Tenemos una ley europea del clima?

Si buscas la respuesta en redes sociales, en un buscador… parece que sí: hay una ley europea del clima.

Si has leído con atención este post, has seguido nuestro razonamiento, seguro que tienes dudas… y haces bien porque no, no tenemos una ley europea del clima.

Tenemos una propuesta o iniciativa legislativa de la Comisión Europea para elaborar un Reglamento (es decir lo que será una futura ley en los Estados miembros) que establezca el marco necesario para alcanzar la neutralidad climática y adaptar el Reglamento (EU)201871999.

El subtítulo de esta propuesta o comunicación de la Comisión es, efectivamente Ley Europea del Clima. Y sin duda cuando después de todo el proceso legislativo propio de este tipo de propuestas, ese será su denominación y será una ley para todos los Estados miembros pero… cuando termine todo el proceso.

De momento, sí es un paso importante que se enmarca en la estrategia de la Comisión: Pacto Verde Europeo #EUGreenDeal y en su compromiso de convertir Europa en el primer continente climáticamente neutro en el 2050.

Pero… no es una ley (hoy no…) De hecho, se encuentra aún en la primera etapa, como muestra Eur-Lex. Ni siquiera está traducida a todas las lenguas oficiales de la UE. Pero en la web ya se puede ir haciendo el seguimiento de todas las modificaciones que propondrá cada institución. Permitirá acceder a los distintos textos con sus propuestas y cambios.

Eur-Lex publicará cada detalle, hasta el momento en que esta Comunicación que propone un reglamento para asegurar la neutralidad climática (Ley europea del clima) sea aprobada por todos los Estados miembros en el Consejo de la UE y tenga su transposición al derecho de cada Estado, en forma de ley de aplicación directa.

Hoy, un día después de la publicación de la propuesta de Reglamento, el Consejo de la Unión Europea ya ha hecho su primera lectura y ha incluido su opinión en el documento presentado por la Comisión.

 

pagina de eur-lex

Los Centros de Documentación Europea facilitamos, principalmente en entornos universitarios, información de la Unión Europea.

Ayudamos a estudiantes, al profesorado así como a equipos de investigación, a comprender cómo funcionan las instituciones europeas. La búsqueda de legislación, estratégias, competencias, oportunidades y derechos que emanan de la UE son nuestra herramienta de trabajo diario.

El razonamiento que se expone en este post podría formar parte de cualquiera de las actividades de información y/o formación que los Centros de Documentación Europea realizamos en nuestro trabajo diario en las universidades.

Aquí puedes encontrar el Centro de Documentación Europea de la red Europe Direct

 

Desinformacion, fake news ¿una cuestión de términos?

Desinformacion, fake news ¿una cuestión de términos?

La desinformación, las fake news, etc… son conceptos que están en el punto de mira. En el otro extremo se intenta compensar con términos como alfabetización informacional. Lo cierto es que tanta oferta de información obliga a tener mayor rigor a la hora de elegir bien las fuentes, de conocer el contexto. En definitiva, distinguir entre información y propaganda, entre noticias y noticias falsas.

Alfabetizacion informacional

El 5G de las noticias falsas

Las noticias falsas pueden difundirse con una rapidez seis veces mayor que las verdaderas. Son en sí mismas un “5G”. Tienen un alcance mucho más amplio, es decir, llegan a muchas más personas. Además, una noticia falsa es muy difícil de desmentir una vez que han pasado 48 horas desde su lanzamiento. Y peor aún, su rumor permanece mucho mas tiempo y puede volver a surgir en cualquier momento.

“Si el rumor “A” es tuiteado por diez personas por separado, pero no retuiteado, generará 10 cascadas. Alcanzará 10 cascadas de 1 item cada una.  Si el rumor “B” es tuiteado por dos personas en twitter y cada uno de esos dos tuits es retuiteado cien veces, el rumor alcanza dos cascadas, pero cada una con cien ítems.” Soroush Vosoughi, Deb Roy, Sinan Aral. The spread of true and false news online

Se puede pensar que estas características obligan a quienes trabajan con información a estar muy alertas a la hora de buscar y manejar datos, a la hora de publicar noticias o informes y sobre todo a la hora de tomar decisiones que estén basadas en una información concreta que ha sido recibida por diversas fuentes.

¿Hay alguien que profesionalmente en algún momento no tenga que enfrentar en su día a día alguno de estos supuestos? ¿Alguien que no trabaje con información o que la información no sea básica en su toma de decisiones, por pequeñas que estas sean? Quizá la respuesta a estas preguntas sea un no rotundo. Por eso est tan importante la alfabetización informacional. Porque hoy en día todas las empresas, todos los perfiles de trabajo trabajan o incluso basan su trabajo o el éxito de su trabajo en la información.

No nos engañemos, aquí no hay perfiles profesionales diferentes, aquí hay una materia prima común: la información, que forma parte de todas las cadenas de producción de todos los sectores. Eso sí, en algunos su uso/difusión puede llegar a ser una materia mucho más delicada.

Noticias, fake news, false news, rumors, rumors cascadas…

El término general o el más utilizado es fake news. Para investigadores de la comunicación, este termino se ha polarizado. La política lo utiliza para marcar con este término, fuentes que no están en su misma línea de pensamiento.

Por eso desde la academia, se está empezando a sustituir por otros mas inequívocos como noticias verdaderas (true news) o noticias falsas (false news). Sin olvidar que fake news y desinformación (disinformacion) tienen el significado implícito de distorsión de la verdad.

Otro término a analizar es el de noticias. Este puede referirse a su procedencia de una fuente institucional. Pero en la actualidad, también se utiliza con cualquier afirmación  que aparece en Twitter.

Los rumores son un fenómeno social y se producen cuando una noticia o varias, se difunden tras pedir su difusión. Los rumores implican intercambio de peticiones de difusión entre personas. Las noticias son una afirmación, sean compartidas o no.

El papel de las emociones

Los rumores falsos se pueden rastrear y medir mejor que los rumores que tienen una base de verdad.

“Hay ocho emociones basadas en la clasificación de Plutchik: alegría, confianza, miedo, sorpresa, tristeza, aversión, ira y anticipación y una lista de unos 32.000 hastags de Twitter y sus asociaciones con estas mismas emociones. Las emociones expresadas en respuesta a falsedades ayudan a conocer qué factores (además del efecto “nuevo contenido”) están implicados en la decisión de compartir noticias falsas.

Aunque no podemos afirmar que la novedad cause retweets o que la novedad sea la única razón por la que las noticias falsas se retweetean más a menudo, encontramos que las noticias falsas son más novedosas y que es más probable que la información nueva sea retweeteada.” Soroush Vosoughi, Deb Roy, Sinan Aral. The spread of true and false news online

En muchos estudios realizados se aprecia cómo el principal factor para la difusión de noticias falsas es el humano. La decisión que una persona toma en un momento dado para replicar una noticia falsa o verdadera en línea. Esa conducta es la que requiere de mayor investigación en comparación con la identificación de los creadores o emisores de noticias falsas.

“Una identificación más robusta de los factores del juicio humano que impulsan la difusión de noticias verdaderas y falsas en línea, requiere una interacción más directa con los usuarios a través de entrevistas, encuestas, experimentos de laboratorio e incluso neuroimágenes”.

De momento, la noticia verdadera que puede extraerse como conclusión de esta reflexión quizá sea: Tenemos en nuestra mano reducir el impacto de una noticia falsa. Simplemente haciéndonos una serie de preguntas antes del ese click que iniciará una larga cascada de retuits.

Alfabetización informacional propia del ecosistema Europeo en entornos universitarios

Alfabetización informacional propia del ecosistema Europeo en entornos universitarios

Alfabetización información y ecosistema Europeo

El concepto de Alfabetización incluye desde 2018 y según el Chartered Institute of Library and Information Professionals (CILIP) una implementación cualitativa con cuatro elementos novedosos en ella:

  • Concreción: en la nueva definición: “la alfabetización informacional es la capacidad de pensar críticamente y hacer juicios de valor sobre cualquier información que encontremos y usemos. Nos empodera como ciudadanos para alcanzar y expresar opiniones informadas y para comprometernos plenamente en la sociedad”.
  • Declaración secundaria: la alfabetización informacional proporciona información de apoyo y explica los conocimientos básicos en materia de información.
  • Contextos: según dónde se apliquen los conocimientos: vida cotidiana, ciudadanía, educación, lugar de trabajo salud.
  • El papel de los profesionales de la información: es clave en la promoción, apoyo y capacitación para las competencias básicas en materia de información. Remarca también la necesaria colaboración entre perfiles bibliotecarios y otros profesionales.

La Unión Europea presentó en diciembre de 2018 y con fecha de entrada en vigor en 2019 un Plan de Acción de lucha contra la desinformación.  En la introducción, defiende la libertad de expresión como uno de los valores de la Unión Europea includio en su Carta de Derechos Fundamentales. Este también está recogido en las constituciones de los distintos Estados miembros de la Unión.

La desinformación es entendida en la Unión Europea como aquella información de la que pueda demostrarse que es falsa o engañosa, y que ha sido creada, presentada y difundida buscando un beneficio económico o con la intención de engañar a la ciudadanía. Este tipo de información puede causar intencionalmente daño público en aspectos como procesos propios de la democracía. También puede causar daño al interés común de la ciudadanía en temas como la salud, el medio ambiente o la seguridad. La implicación ciudadana y el sector privado, con especial referencia a las plataformas de redes sociales y medios de comunicación, es  también muy importante.

Plan de Acción de la Comisión

El Plan de Acción de la Comisión tiene como ámbito de aplicación el derecho de la Unión y el derecho nacional. Este plan se estructura en torno a 4 pilares:

  • Aumento de recursos para detección precoz de noticias falsas y la desinformación.
  • Respuesta coordinada a los ataques mediante un sistema de alerta rápida entre instituciones UE y Estados miembros.
  • Cumplimiento del código de buenas prácticas por parte de las plataformas de información en línea.
  • Creación de grupos de verificación y contraste de datos que sensibilizan a la ciudadanía, entre otras acciones #EUvsDisinfo

La Comisión Europea cifra en un 83% el número de europeos que creen que las fake news, perjudican la democracia. Por ello, el Plan de lucha contra la desinformación quiere movilizar herramientas de investigación. Pretende promover la adquisición de competencias de análisis de datos. Busca profesionalizar al personal de instituciones nacionales y europeas ámbito digital relacionado con la alfabetización informacional.. El Eurobarómetro muestra los datos de percepción para España.

resultado eurobarometro desinformacion

La desinformación “pone en riesgo los valores e instituciones democráticos, como los de la Unión Europea, ya erosionadas por conceptos como la posverdad, las fake news y la manipulación de las redes sociales”. Olmo y Romero, Julia Alicia. Desinformación: concepto y perspectivas. Real Instituto Elcano (ARI 41/2019)

Mejorar la educación en alfabetización informacional

El contexto universitario en de vital importancia. Por ello se está trabajando en mejorar las capacidades y compentencias en alfabetización informacional. La Comisión propone entre otras acciones la celebración de la European Week of Media Literacy. Propone añadir en los informes de la OCDE criterios relacionados con estas competencias. Proyecta seguir fomentando competencias, educación y prácticas en el campo de la alfabetización informacional.

Nuestra propuesta

El Centro de Documentación Europea de la UFV participa cada año en sesiones de formación puntuales dirigidas a distintos grados y centradas en recursos de información europea. Con ello dota a los alumnos de, Periodismo, Relaciones Internacionales, Derecho o Administración de Empresas, entre otras, de competencias informacionales. Vemos a los alumnos como futuros profesionales y con estas sesiones prácticas intentamos concienciarles de que la mejor forma de luchar contra las noticias falsas es no emitiendolas o no viralizándolas.

El ecosistema de información europeo ofrece herramientas de información claras, puntuales y siempre con recursos para “saber mas”. Por eso en estas sesiones de formación hacemos que los grupos universitarios conozcan los recursos que incluye el portal Europa en su mas de un millón de páginas.

El CDE publicó en 2013 el libro: ¿Qué quieres saber de la Unión europea?. En la actualidad estamos trabajando en una nueva edición. La actualización de esta publicación es necesaria para que pueda servir de base en las sesiones de información. Y especialmente como recurso que sirva de guía en trabajos de fin de grado, o búsquedas de información.

Pero la innovación que propone el proyecto es transformar este recurso en una herramienta al servicio del Plan de lucha contra la desinformación de la UE. Enfocando la alfabetización informacional en información europea a la mejora de la empleabilidad de los jóvenes, especialmente en entornos universitarios y con un fuerte componente de digital.

En este contexto el Centro de Documentación Europea desarrolla un proyecto que tiene como objetivo cubrir la necesidad de adquisición de competencias informacionales en Unión Europea por parte de jóvenes universitarios de la Comunidad de Madrid. Este proyecto está financiado por la Dirección General de Cooperación con el Estado y la Unión europea de la Consejería de Presidencia de la Comunidad de Madrid.

Y tiene como objetivo detectar las necesidades de alfabetización informacional sobre UE en universitarios/as.Analizar el comportamiento e impacto de las Fake news en los procesos democráticos europeos. Crear metodologías de aprendizaje y adquisición de competencias en información europea.

Farmidable. De la granja a la nevera: consumo sostenible

Farmidable. De la granja a la nevera: consumo sostenible

Del productor local al consumidor. Directamente. Sin intermediarios. Esta es la filosofía de Farmidable, startup que contacta a pequeños productores locales de productos frescos y de calidad -frutas y verduras, carne, lácteos y huevos, panadería y repostería- con consumidores de la zona, fomentando el circuito corto del consumo.

Los objetivos de esta pionera plataforma colaborativa de producto fresco local son potenciar el consumo responsable, favorecer la economía local, contribuir a la sostenibilidad del planeta, uniendo a consumidores y productores a través de comunidades de consumo naturales o puntos de conveniencia (colegios, empresas, gimnasios,…) y domicilios privados. “Lo habitual es el colegio o el lugar de trabajo, no solo ahorras tiempo en la compra, sino que emites menos CO2”, comenta Alberto. Precisamente en un centro educativo de la localidad madrileña de Las Rozas, Farmidable puso en marcha esta iniciativa con una experiencia piloto que resultó un éxito.

La startup, con base en Madrid y creada en 2016 por Pablo Stürzer y Alberto Palacios apuesta por un modelo de economía de proximidad, de distribución de producto local y de temporada. “La sinergia entre economía colaborativa y alimentación es la fuente de inspiración que nos llevó a crear Farmidable para consolidar un comercio más justo, colaborativo y responsable”.

Procedentes del mundo de la publicidad digital, licenciado uno en psicología, el otro en ciencias políticas y sociología, con agencia propia, capitalizaron su conocimiento en asuntos digitales y el beneficio obtenido de la venta de la agencia para materializar la idea de montar un proyecto que tuviera más sentido con sus convicciones, militantes de los modelos de consumo responsable.

Pero, ¿cómo funciona Farmidable? Como cualquier app instalada en dispositivos móviles. También a través de su página web. Farmidable tiene un centro logístico en Madrid al que los productores locales envían sus productos en función de las compras que se hacen en la plataforma y desde ahí se distribuyen a grupos de consumo y consumidores individuales en transporte ECO. “Estamos utilizando neveras isotermas con una furgoneta, pero en el momento que captemos nueva inversión, vamos a un vehículo frío para mejorar la entrega”.

Los productos frescos que el cliente compra a través de su web o app proceden de su zona geográfica. De momento, la empresa opera en Madrid y próximamente otro en Barcelona con el plan activo de establecerse por el resto de la geografía española como dinamizadores de una economía responsable, sostenible y de calidad.

Educar a través de la alimentación

Se busca concienciar sobre el consumo de temporada. Recuperar sabores y texturas. Sin conservantes. Recién cosechados. De la huerta a la nevera. Lograr que la gente se alimente bien. Qué mejor espacio que la escuela para enseñar a comer. Farmidable apuesta por “enseñar” la importancia de una producción ética y sostenible desde la más tierna infancia. “Enseñar”, reiteran, “que la naranja es de invierno y el tomate de verano parece una obviedad, pero nos hemos encontrado con alumnos que nos preguntan cuál es el árbol de la zanahoria”.

Como “facilitadores con impacto positivo”, desde Farmidable se persigue también una concienciación social. Cuantas más personas consuman a través de plataformas como esta, más empleo digo se creará en colectivos vulnerables. “Creamos empleo y buscamos a personas en riesgo de exclusión que puedan realizarlo”.

Farmidable integra a personas de colectivos desfavorecidos que realizan la preparación y posterior distribución de “las compras”. Su plantilla la forman trabajadores en riesgo de exclusión social. En su mayoría, mujeres mayores de 45 años y discapacitados. En declaraciones a El País el pasado mayo, sus fundadores afirmaban: “Intentamos dar a personas con más dificultades la oportunidad de incorporarse al mercado laboral. Sin ellos el proyecto no tendría ningún sentido”. Iniciativa social por la que, según se recoge en la cabecera madrileña, han recibido el reconocimiento de empresa certificada B Corp , una certificación internacional del impacto positivo medioambiental y social de este proyecto. La compañía de electricidad con la que trabajan es una empresa B Corp y la imprenta que les hace las tarjetas de visita, Sheedo, también apuesta por el comercio sostenible.

Emprendimiento

Sus fundadores prefieren llamarse emprendedores a empresarios. Pero, ¿cuál es la diferencia?, preguntamos. “El empresario es un gestor en toda regla. Los emprendedores, nosotros, somos creadores de conceptos y muy colaborativos. Nos gusta impulsar en red proyectos e integrarlos”, comenta Alberto Palacios. Y acusan la falta de cultura colaborativa que hay en nuestro país.

Buscan modelos de inversión no tradicionales. Tampoco apoyan el modelo de producción casi intensiva ecológica al que se están apuntando las grandes marcas, sino a la agroecología, agricultores y ganaderos que respeten la fauna y sus ciclos de producción.  Estamos, piensan, en un buen momento para crear y emprender proyectos con impacto positivo, económicamente sostenibles. Es el futuro. Existe, además, ya un tipo de consumidor que lo valora, y demanda.

Los datos

Según el portal online Barcelona digital 24 horas, las métricas de Farmidable muestran que los consumidores se identifican con las inquietudes de la empresa: en 2018 dobló en más de un cien por cien el total de pedidos y aumentó en un 33 por ciento el gasto de los usuarios por compra. Los productores locales, por su parte, han vendido a través de la plataforma -app y web- cerca de 150 toneladas de productos ecológicos y de proximidad, viendo crecer sus ingresos en un 40 por ciento.

Economía circular

Respecto a su relación con la economía circular, Farmidable está desarrollando un modelo de esta práctica económica centrado en la agricultura. También, impulsan la planificación semanal de la compra para reducir el ingente desperdicio que se cuantifica anualmente en los hogares.

A los jóvenes universitarios, les animarían a emprender en economía circular con ilusión, ganas y creyendo que lo que uno hace tiene sentido.

De otras prácticas en economía circular que conocen, destacan Im-perfect, un producto conservero elaborado a partir de excedentes y fruta y verdura descartada en los campos, que recoge el colectivo catalán Espigoladors.

Sugieren, al tanto, que en la Comunidad de Madrid, un actor fundamental que debería contemplar también un modelo en economía circular es MercaMadrid, nuestro puerto, mercado de abastos más importante. “Nosotros compartimos allí un pequeño espacio con otros productores, y vemos el desperdicio absoluto de productos a los que no se les da salida, pudiéndose crear un espacio generado por colectivos vulnerables”.

Perfiles profesionales

“Buscamos profesionales con experiencia en compras, marketing digital, logística y finanzas. Profesionales concienciados con nuestra filosofía de vida. Con la filosofía de Farmidable. No buscamos un comprador que estruja al productor. Nosotros no negociamos con el productor, cooperamos”. Esa es su diferencia.

Entrevista realizada por: Manuel Redondo. Redacción: Nuria Dufour. Abril 2019.

 

0