Con el título: Estrategia de la granja a la mesa. Para un sistema alimentario justo, saludable y respetuoso con el medio ambiente, la Comisión Europea publicó en mayo de 2020 esta comunicación dentro de los objetivos esenciales del Pacto Verde Europeo.

De la granja a la mesa

Es hablar del impacto positivo o neutro que el sistema alimentario debe tener en el medio ambiente. Es decir, la producción de alimentos, su transporte y distribución, la comercailización y el propio consumo. Todos estos elementos de la cadena de valor de la alimentación y cada uno de ellos por separado, deben preervar los recursos, mitigar y adaptarse al cambio climático en sus procesos, proteger el suelo, el agua, el aire, la sanidad vegetal y la salud y el bienesrtar de las especies animales y revertir la pérdida de biodiversidad.

Brotes de lechugas

Todas las personas deben tener acceso a alimentos nutritivos, sostenibles y en cantidad suficiente. Los alimentos sostenibles deben ser además los alimentos mas asequibles, promoviendo un comercio justo. La transición hacia la sostenibilidad del sistema alimentario en 2023, cambiará el tejido económico de muchas regiones de la UE, especialmente de las zonas con baja densidad de población.

¿Cómo garantizar una producción sostenible de alimentos?

Es necesario transformar los métodos de producción, mediante la aplicación de soluciones tecnológicas, digitales y ambientales. Se pueden conseguir mejores resultados, respetar el medio ambiente, y aumentar la resiliencia al cambio climático. Se puede reducir el uso de insumos como plaguicidas o fertilizantes.

La descarbonización de la cadena alimentaria con sistemas de certificación de la absorción de carbono en agricultura y silvicultura. Estos serán de aplicación en las explotaciones y estará en relación directa con el sistema de pagos de la Política Agraria Común PAC.

Se aplicarán los principios de la economía circular a las explotaciones agrícolas: biofertilizantes, bioenergía, etc. Y una producción sostenible de pescado y otros alimentos marinos.

Será exigida una reducción del uso de plaguicidas químicos y el exceso de nutrientes, para disminuir la contaminación del suelo, del agua y del aire y la pérdida de biodiversidad. La Comisión plantea una reducción del 50% en 2030.

Se establecerán medidas de seguridad y diversidad de semillas, con variedades adaptadas al cambio climático, garantizando un acceso mas fácil al mercado para variedades tradicionales y adaptadas localmente.

El fomento de la agricultura ecológica, mejorará la biodiversidad y creará empleo. El objetivo se fija en conseguir en 2030  que el 25% de las tierras agrícolas sean de agricultura ecológica.

Los nuevos «regímenes ecológicos» ofrecerán una importante fuente de financiación para impulsar las prácticas sostenibles, como la agricultura de precisión, la agroecología (incluida la agricultura ecológica), la captura de carbono en suelos agrícolas y la agrosilvicultura.

¿Cómo garantizar la seguirdad alimentaria?

El cambio climático y la pérdida de biodiversidad suponen amenazas para la seguridad alimentaria. Distintas crisis, como la del COVID19, afectan a la cadena de valor alimentaria: productores, transportistas, comerciantes, etc. Y provocan cambios en las pautas de consumo. La Comisión Europea elaborará un plan de contingencia para garantizar el suministro de alimentos y la seguridad alimentaria en tiempos de crisis.

La transformación de alimentos, el comercio, la hostelería y los servicios alimentarios deberán cumplir objetivos de sostenibilidad, reducir la huella medioambiental, especialmente en el envasado de alimentos y colaborar en opciones de alimentación saludable.

La Comisión Europea trabajará en un modelo de código de conducta y en la mejora del marco de gobernanza empresarial así como en modelos de negocios circulares en la transformación de alimentos y el comercio minorista. Revisará las normas de comercialización reforzando el marco legislativo de indicaciones geográficas y los sistemas alimentarios locales y regionales creando cadenas de suministro más cortas.

¿Cómo promover el consumo sostenible de alimentos?

Las prácticas de consumo de alimentos han de ser más sostenibles y saludables y controlar en mayor medida el desperdicio de alimentos. Para ello es necesario habilitar a los consumidores para que opten por alimentos saludables y sostenibles. Pero también conseguir etiquetados mas completos, buscando métodos para armonizar las declaraciones ecológicas voluntarias. Animar a los consumidores a elegir dietas sostenibles y su inclusión en comedores escolares.

¿Como reducir la pérdida y desperdicio de alimentos?

La Comisión trabaja en una nueva metodología para medir el desperdicio de alimentos con datos que los Estados miembros presentarán en 2022, tras lo que propondrá objetivos jurídicamente vinculantes.

Revisará normas como la indicación de fechas de consumo, cuantificará los niveles de desperdicio e investigará las perdidas en fases de producción y su prevención.

 

Promover la transición global

El paso a sistemas agroalimentarios sostenibles estará unido a los Objetivos de Desarrollo del Milenio ODS. Para conseguir esta transición global, la Unión Europea buscará alianzas verdes con socios externos mediante la política exterior, de cooperación y de comercio internacional.

El Pacto Verde Europeo es una oportunidad para conciliar nuestro sistema alimentario con las necesidades del planeta y para responder positivamente a las aspiraciones de los europeos en relación con una alimentación saludable, equitativa y respetuosa con el medio ambiente