Los Centros de Documentación Europea

Los días 4 y 5 de junio se celebró en Bruselas el Seminario de formación para Centros de Documentación Europea en el que participaron unos 100 centros de toda Europa. 

La Comisión remarcó una vez mas la importancia de los Centros y de sus tareas de información y comunicación. Los cambios en la Comisión y en general todos los cambios en la Unión Europea, han sido de gran importancia, especialmente en los últimos años y han introducido una nueva agenda política en la Unión que influye en la vidad de los ciudadanos. 

Desde la labor de comunicación “los Centros tienen en ese contexto una gran labor que hacer” y que es importante.

En este momento de cambio, tanto la Comisión como su presidente, dan mucho valor a la comunicación, creando diálogos directos con los ciudadanos con el objetivo de mejorar el conocimiento sobre la UE e impulsar el debate sobre sus políticas.
Es importante hablar, por tanto, del futuro de los Centros de Documentación Europea, reforzar su trabajo en red, y su papel en esta sociedad tecnológica y de información: “Los Centros somos una parte esencial del edificio que incluye la UE y nuestra presencia cercana a los ciudadanos” recalcó el Director de Comunicación con los Ciudadanos de la DG Comunicación de la Comisión Europea.

 
La reunión contó con la presencia 
de  Mm. Jacqueline Lastenouse, 
Directora Honorariade la Comisión Europea que protagonizó la puesta en marcha, en 1963 de aquel proyecto tuvo como objetivo llevar la información europea a las universidades, especialmente para dar apoyo a los incipientes estudios sobre las Comunidades Europeas y a las primeras tesis que ya comenzaban a proponerse desde distintos ámbitos universitarios.
 
En aquellos años, según recuerda “la UE era un soplo de optimismo en Europa”  y eran muchos los que querían conocer más de este proyecto “entendimos rápidamente que los investigadores necesitaban documentación sobre la UE y por ello tuvimos la visión de que las universidades debían constituirse como el enlace principal para conectar esa sociedad y esa Academia con la Comisión Europea” para ello se pensó ” que debía de crearse un tipo de bibliotecario que trabajara con información de la Unión Europea, un bibliotecario especializado en los temas comunitarios, y buscamos la manera de crear bibliotecas depositarias para apoyar la educación y la investigación sobre las Comunidades Europeas.”
Con este proyecto en mente, entre 1963 y 1964 se crearon los primeros Centros de Documentación Europea, “organizamos reuniones en universidades con estudios europeos, e iniciamos asociaciones con distintos países, estableciendo una relación directa con las universidades y creando los Centros de Documentación Europea”  Mm. Lastenouse recuerda que en la base de todo la Comisión tenía claro que “necesitaba a las universidades y a sus bibliotecas, por ser el lugar más cercano a los profesores y también a las distintas facultades” y querían estar cerca de dónde se daba la formación y se producía la investigación sobre temas comunitarios.
“La primera generación de Centros de Documentación Europea fue un éxito. Los documentalistas de los Centros estaban formados en materias europeas, conocían los documentos que recibían con lo que se iban especializando cada vez más, y era muy importante para nuestros objetivos ya que como habíamos previsto y finalmente ocurrió a mediados de la década de 1970, había en las universidades muchísimo interés por los estudios europeos.
Este era el punto de partida del proyecto de la creación de Centros de Documentación Europea y que se convirtió rápidamente en “un gran paso en la cooperación con los Estados miembros. Queríamos cooperar, ayudar a las universidades a realizar estudios sobre la Unión Europea. La Comisión quería contar con investigadores e investigaciónes de rigor sobre el proceso comunitario, sobre sus instituciones y las políticas que desarrollaba.” y los Centros de Documentación Europea fueron finalmente, como esperabamos, una herramienta para fomentar la investigación y el estudio de la Unión Europea.

Antonis Papacostas, Jefe de Unidad de contacto con los ciudadanos de la Dirección General de Comunicación de la Comisión Europea concluyó la intervención de Mm. Jaqueline Lastenouse recordando que “Los Centros de Documentación Europea se crearon con unas raíces muy sólidas y por eso continúan hoy y tienen un papel muy importante en las universidades” y prácticamente con los mismos objetivos de promover los estudios y la investigación sobre temas europeos, acercar al público las políticas de la Unión Europea y participar en el debate de la UE.
En este momento hay un total de 350 Centros de Documentación Europea, formando una red con diferentes niveles de actividad adaptada a las necesidades de su universidad de acogida. Por eso, “es momento de repensar el futuro, en el contexto de este nuevo horizonte político y de la era digital. Definir el papel de los Centros de Documentación Europea en este contexto, repensar a quién va dirigido su trabajo, en quién se apoyan y con quíen colaboran. Por ello, se creará un Pan European Working Group que debatirá sobre la importancia y el futuro de los Centros de Documentación Europea.

Photo by Simon Pugh Photography