Mas jóvenes en riesgo de exclusión

© European Union, 2013
El concepto de exclusión social no sólo se refiere a una situación de pobreza. Incluye más aspectos relacionados con escasez de medios materiales y no materiales, sus relaciones y las dinámicas de marginación social económica y política causadas por la escasez.

Los principales aspectos que comporta la exclusión social son:
  • Malas condiciones de vida: pobreza en aspectos como hogar, nutrición, ropa, seguridad  física.
  • Incapacidad para participar en la vida social y política de la propia comunidad (no por elección sino por encontrar obstáculos para ello).
  • No poder participar en actividades culturales/ocio (al encontrar obstáculos para ello)
  • Malas condiciones de salud derivadas de una situación de pobreza y encontrar obstáculos para acceder a cuidados relacionados con la salud o a servicios sociales.
  • Sentimiento emocional y sicológico de exclusión y soledad en medio de la comunidad y de la sociedad (sensación de pérdida de bienestar).
No tener acceso a la educación, experimentar discriminación debido a características personales (raza, género, orientación sexual, religión lengua), pobreza económica, desempleo, no tener residencia o estatuto legal en el país en el que se está, vivir en zonas remotas, participar en experiencias en delincuencia juvenil son a menudo los determintantes principales  que aparecen en un perfil de exclusión social de los jóvenes.
El estudio indaga sobre todos estos aspectos en cada Estado miembro y aporta las siguientes conclusiones:
Un tercio de la población joven de la UE se encuentra en riesgo de exclusión social. Un tanto por ciento significativo de jóvenes está viviendo en condiciones de marginalidad y  privación, que les impide  ejercer sus derechos fundamentales y amenaza su futuro a largo plazo.
Los principales determinantes de exclusión social están imbricados en desigualdades sociales, como obstáculos para acceder a una educación y formación de calidad, a un empleo seguro y adecuado, ser objeto de prácticas y actitudes discriminatorias, así como ser objeto de procesos de exclusión debido al lugar de residencia.
La discriminación, especialmente la de género, afecta la salud física y emocional de los jóvenes. Se sienten discriminados  por su religión, color e identidad sexual y esto supone un grave obstáculo a la hora de que los jóvenes sean participativos a todos los niveles.
Siendo de un país externo a la UE, o perteneciendo a cualquiera de las categorías de ciudadanos “sin papeles”, sin permiso de residencia… la posibilidad de sufrir privación material o incluso pobreza, así como de tener un bajo nivel de educación, es muy frecuente entre los jóvenes.
Una escasa cualificación representa también una poderosa barrera a la hora de acceder a servicios sanitarios, y afecta la motivación de los jóvenes para participar en la vida política, aunque esta sólo se refiera a su participación electoral.
El desempleo y la pobreza dificultan la posibilidad de que los jóvenes reciban cuidados médicos y de mejorar sus condiciones de vida.
El informe ve posible prevenir y reducir el riesgo de exclusión de muchos jóvenes. Es necesaria una política completa, enfocadas a este tema que permita impulsar un cambio positivo en la vida de estos jóvenes que viven en Europa. Mejorar la educación y la formación, ofrecer oportunidades concretas para su integración en el mercado laboral, luchar contra prácticas discriminatorias creando oportunidades para la inclusión y diseñando acciones no sujetas a requerimientos de ciudadanía o residencia que pueden excluir a grupos marginalizados… son todos potentes mecanismos de inclusión social. También aporta ejemplos de buenas prácticas en la lucha contra la exclusión de los jóvenes.
Paolini, Giulia. Youth social exclusión and lessons from youth work: evidence from literatura and surveys. Anna Horvath, Ana Sofia De Almeida Coutinho (co-autoras).  Documento producido por Eurydice y Policy Support Unit (P9) of the Education, Audiovisual and Culture Executive Agency (EACEA).

Facilidades para emprendedores y PYME

Muchos jóvenes han creado su propio negocio o estarían dispuestos a emprender una aventura empresarial que pueda resolver su futuro laboral.
La Comisión Europea publicó en  febrero de 2011 la Directiva 7/2011 por la que se establecen medidas de lucha contra la morosidad en las operaciones comerciales (Latest Payments Directive) y cuyo plazo de transposición terminó el 16 de marzo de 2013. Las directivas son de obligado cumplimiento en los Estados miebros mediante su transposición a la legislación nacional, como se ha hecho mediante la aprobación del Real Decreto-ley 4/2013.
Gracias a esta normativa la Unión Europea regula un periodo máximo de pago de facturas de 30 días tanto para compromisos de la Administración pública como para empresas. Además fija un periodo de 60 días máximo si se quieren acordar otros plazos, salvo acuerdos expresos entre ambas partes.
Sin duda un paso importante para emprender o mantener un negocio. Por ello, el 26 de abril la Representación de la Comisión organiza un seminario en el que ofrecerá todos los detalles.

#WhasappEuropa

Portada del libro de información europea

En lo próximos días presentaremos esta publicación sobre recursos de información de la Unión Europea

Una guía fácil para tener en cuenta a la hora de buscar información sobre la Unión Europea, con enlaces a sus mas destacadas páginas web y bases de datos. Además incluye una partado de movilidad para jóvenes que recoge los principales recursos a la hora de encontrar oportunidades  para estudiar o trabajar en otro Estado miembro.

Joven de 17 busca universidad

Un artículo de University World News analiza el modo en el que los jóvenes eligen universidad:
Todas las universidades quieren saber qué están buscando los alumnos y  cómo toman las decisiones a la hora de elegir un centro. Este ha sido el tema central de la conferencia celebrada entre responsables de universidades de UK el pasado marzo en la Universidad de Warwick.
En Reino Unido los jóvenes eligen entre 30.000 cursos de 262 instituciones y los tres  primeros datos que que buscan y comparan es el contenido de los cursos (77%), seguido de la reputación académica de la institución (57%), distancia de esta a su vivienda habitual (57%).
Sobre dónde buscan esta información, la primera fuente es por supuesto la web de cada universidad. Las redes sociales es su segunda fuente de información. Y sin duda el boca a boca sigue siendo el factor más importante a la hora de buscar un centro. El testimonio de un ex alumno  sigue siendo más impactante y auténtico que cualquier web.
En cuanto a los rankings son más una herramienta para alumnos internacionales, según este mismo artículo, y no una fuente prioritaria.
Quizá, y en el caso de la Unión Europea el lanzamiento de U-Multirank quizá cambie la percepción que los estudiantes tienen hasta ahora de los mismos.